Cómo comprar y disfrutar de carne de calidad con un presupuesto ajustado

A menos que seas vegetariano, habrás notado que el artículo más caro en tu lista de compra es, por lo general, la carne. Los siguientes consejos te permitirán disfrutar de carne de calidad sin necesidad de gastar una fortuna.

Elije la pieza de carne adecuada. Cuando se cocina con un presupuesto ajustado los expertos recomiendan comprar cortes como aguja o falda. Son más baratos que otras piezas más populares y  si se preparan correctamente, te ofrecerán el sabor y la textura tierna que tanto ansías.
La carne de aguja es muy versátil y una gran alternativa para preparar brochetas, guisos y sopas. La clave está en dorarla adecuadamente para conseguir sellar su jugo e intensificar su sabor. Cuando cocines carne de aguja, sazona la pieza y dórala por ambos lados todo lo posible, sin llegar a quemarla.
La falda es un corte de carne fantástico, similar al churrasco o flanco aunque menos tierno que los cortes de alta calidad. Su sabor es exquisito cuando se marina y se asa en la parrilla. Tiene una buena presentación en la mesa y cortado en tiras finas, resulta perfecto para la elaboración de fajitas y tacos. Estos cortes, se benefician especialmente de los adobos de cerveza, ya que el ácido contenido en ella, ayuda a descomponer la proteína de la carne, haciéndola más tierna y digestiva.

Utiliza una olla a presión. Otra fantástica manera de sacar el máximo provecho de las piezas de carne menos tiernas es la cocina con olla a presión. El método de cocción hermético propio de las ollas a presión ayuda a  preservar el jugo natural de las carnes, convirtiendo económicos cortes de carne en auténticos manjares para el paladar. Por otro lado, la olla a presión minimiza el tiempo, la temperatura y el agua utilizados durante la cocción, factores clave en la conservación de los nutrientes de los alimentos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin