Cómo desalar el bacalao

Conoce la técnica más precisa para desalar un bacalao.

Remoja el bacalao en agua y consérvarlo en sal para realzar la textura del pescado y obtener un sabor que nunca se consigue si lo cocinas fresco. Sin embargo, antes de que conviertas tu bacalao crudo en suculentas recetas, será necesario desalarlo y rehidratarlo convenientemente.
La mayor parte de la sal se queda adherida a la piel. Si no quieres que los filetes tengan piel, retírala antes de proceder a desalarlos, así te costará menos trabajo. Coloca el filete en una tabla de madera con la piel hacia abajo. Utilizando un cuchillo afilado, separa la piel de la carne del pescado haciendo un corte a los lados de la pieza para posteriormente pelarlo tirando ligeramente. Para prevenir que el pescado quede insípido deberás eliminar la sal pero no del todo. Para conseguirlo es indispensable controlar el tiempo de desalado.
Cuando desales filetes o una pieza más gruesa debes dejarlo al menos 24 horas desalando, cambiando el agua un mínimo de 6 veces. Si lo que queremos es bacalao desmigado debes dejarlo a remojo un mínimo de 18 horas y cambiar el agua al menos 5 veces.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin