Cómo cocinar un quiche perfecto

Magefesa_quicheLos quiches son sorprendentemente fáciles de preparar, pero sin embargo, hay ciertas reglas básicas que debemos conocer antes de ponerte manos a la obra. Una vez que aprendamos a manejarlas, estaremos listos para experimentar con este siempre delicioso y versátil plato.


La preparación de los ingredientes para el relleno

Es preferible que todos los ingredientes que vayamos a añadir a un quiche estén previamente cocinados. La mayoría de las verduras liberan una gran cantidad de agua durante la cocción, así que si no queremos terminar con un quiche completamente aguado y a punto de desmoronarse, debemos de pre-cocinar en un recipiente aparte y escurrir el exceso de agua antes de añadirlas a la mezcla.
Si la carne está entre los ingredientes a utilizar, nos aseguraremos también de que esta ligeramente cocinada antes de incorporarla al quiche.
Cuando se trata de carnes, éste paso es además importante por cuestiones de seguridad, ya que el huevo, la crema y la leche que son la base de todo quiche, se cuajan a temperaturas muy inferiores a las necesarias en la cocción de las carnes.
Una vez que tenemos los ingredientes de relleno previamente cocinados, iremos incorporando estos según su peso, del más pesado al más ligero. Colocaremos la carne o las verduras en la parte inferior, a continuación añadimos el queso y después cubriremos con la mezcla de huevo, leche y nata.


Las masas congeladas

Utilizar las masas congeladas que vende en tiendas y supermercados es una opción bastante socorrida, hoy en día la mayoría de ellas son de gran calidad. El término “hornear la masa ciegas” hace referencia a la cocción previa que damos a la masa, sin los ingredientes del relleno, ya que los tiempos de cocción necesarios para un quiche son relativamente cortos y de otra manera puede quedar cruda.
Para pre-hornear la masa a ciegas es aconsejable cubrir la base con unos garbanzos para evitar que esta se infle.


La proporción de la crema

La proporción huevo, leche y crema es importante y determinará en gran medida la capacidad del quiche para hincharse una vez esté en el horno. Como regla general, habrá de usar un huevo por cada 60 ml de leche. Si queremos darle una textura más consistente al relleno, sustituiremos la mitad de la leche por nata.


Relleno esponjoso

Conseguiremos una esponjosidad garantizada si cuando llegue el momento de batir los huevos, separamos las claras de las yemas y batimos las claras a punto de nieve. A continuación, batimos las yemas en un recipiente aparte, y después las mezclamos con las claras. Esto le dará al quiche una textura increíblemente suave y esponjosa.


El horneado

Para hornear un quiche lo dispondremos en los estantes medios del horno, la temperatura del horno deberá situarse entre los 160 °C y 180 °C, y el tiempo de horno ronda los 40 – 45 minutos. El quiche estará listo cuando la corteza exterior haya adquirido un tono dorado y el interior tenga la consistencia de los huevos revueltos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin